Grandes Esperanzas, Charles Dickens
es
Бесплатно
Charles Dickens

Grandes Esperanzas

Laura Fernanda Peña Lopez
Laura Fernanda Peña Lopezцитирует5 лет назад
Cuando pensé en eso, me asusté de un modo terrible y, al ver que las ovejas levantaban sus cabezas para mirar a aquel hombre, me pregunté si también creerían lo mismo que yo.
Brian Alvarez
Brian Alvarezцитирует2 года назад
En una palabra, fui demasiado cobarde para hacer lo bueno, como también para llevar a cabo lo malo.
Vinueth Lyn
Vinueth Lynцитирует3 года назад
Dios sabe que nunca hemos de avergonzarnos de nuestras lágrimas, porque son la lluvia que limpia el cegador polvo de la tierra que recubre nuestros corazones endurecidos.
Psico Enith
Psico Enithцитирует3 года назад
Si por el camino recto no puedes llegar a ser una persona extraordinaria, jamás lo conseguirás yendo por los caminos torcidos.
Alectora Books
Alectora Booksцитирует5 месяцев назад
¡Que no me acordaré de usted! Es una parte de mi propia vida, parte de mí mismo. Ha estado usted en cada una de las líneas que he leído, desde que vine aquí por vez primera, cuando era un muchacho ordinario y rudo, cuyo pobre corazón ya hirió usted entonces. Ha estado usted en todas las esperanzas que desde entonces he tenido… en el río, en las velas de los barcos, en los marjales, en las nubes, en la luz, en la oscuridad, en el viento, en los bosques, en el mar, en las calles. Ha sido usted la imagen de toda graciosa fantasía que mi mente ha podido forjarse.
Alectora Books
Alectora Booksцитирует6 месяцев назад
Así, ocurre que, durante toda la vida, nuestras peores debilidades y bajezas se cometen a causa de las personas a quienes más despreciamos.
Michelle Mac
Michelle Macцитирует8 месяцев назад
- ¿Y quieres ser un caballero para vengarte de sus insultos, o para conquistarla?-me preguntó Biddy tranquilamente después de una pausa.
- No lo sé - le contesté con tristeza.
- Porque si es para vengarte de ella - prosiguió Biddy-, creo, aunque tú sabrás mejor lo que te conviene, que lo lograrías mejor no haciendo caso de sus palabras. Pero si es para conquistarla, creo, aunque tú lo sabes mejor, que no lo merece.
Eso era exactamente lo que yo había pensado muchas veces y lo mismo que advertía muy bien en todos los momentos. Pero ¿cómo podía yo, pobre muchacho de pueblo y sin luces, evitar aquella maravillosa inconsistencia en que caen todos los días los hombres mejores y más sabios?
alvarezand
alvarezandцитируетв прошлом году
porque creo que los sentimientos que son muy serios en un hombre resultan cómicos en un niño)
alvarezand
alvarezandцитируетв прошлом году
¿Quién puede decir cuáles eran mis aspiraciones? ¿Cómo podía decirlas yo, si no las conocía siquiera?
Nicole
Nicoleцитирует2 года назад
«Acuérdate, lector, de que tenía muy buen corazón.»
Brian Alvarez
Brian Alvarezцитирует2 года назад
tan sumido en el dolor estaba al salir, que hasta la misma luz del día me pareció más oscura que al entrar
Brian Alvarez
Brian Alvarezцитирует2 года назад
Asegura que no hay barniz capaz de ocultar el grano de la madera, y que cuanto más barniz se pone, más sale y se destaca el grano
Yayita Love
Yayita Loveцитирует3 года назад
Dios sabe que nunca hemos de avergonzarnos de nuestras lágrimas, porque son la lluvia que limpia el cegador polvo de la tierra que recubre nuestros corazones endurecidos.
تويتر
تويترцитирует3 года назад
ruido semejante al del mismo
Juan Zamora
Juan Zamoraцитирует9 дней назад
Dios sabe que nunca hemos de avergonzarnos de nuestras lágrimas, porque son la lluvia que limpia el cegador polvo de la tierra que recubre nuestros corazones endurecidos.
Juan Zamora
Juan Zamoraцитирует13 дней назад
Y ahora mira, Pip. Yo, que soy buen amigo tuyo, voy a decirte una cosa. Si por el camino recto no puedes llegar a ser una persona extraordinaria, jamás lo conseguirás yendo por los caminos torcidos. Ahora no les cuentes más mentiras y procura vivir y morir feliz.
catalinay96
catalinay96цитирует2 месяца назад
Yo permanecí inmóvil. Estella regresó y también se estuvo quieta. Me pareció que los tres continuamos así por mucho tiempo, y tuve el alarmante temor de que en la pesada atmósfera de la estancia y entre las tinieblas que reinaban en los más remotos rincones, Estella y yo empezásemos a marchitarnos.
catalinay96
catalinay96цитирует2 месяца назад
Desde entonces no sólo éramos iguales como antes, sino que, desde aquella noche, cuando estábamos los dos sentados tranquilamente y yo pensaba en él, experimentaba la sensación de que la imagen de mi amigo estaba ya albergada en mi corazón
Juan Zamora
Juan Zamoraцитирует2 месяца назад
habida cuenta del estado de las cosas
Juan Zamora
Juan Zamoraцитирует2 месяца назад
La conciencia es una cosa espantosa cuando acusa a un hombre;
fb2epub
Перетащите файлы сюда, не более 5 за один раз